Todo lo que aprendí sobre compostar

Actualizado: sep 8


En mi búsqueda de generar cada vez menos basura me encontré con una idea que aparentemente solucionaba la mitad de mis problemas: el compostaje.

Resulta que en mi rutina diaria los residuos orgánicos eran los que más estaba creando y aunque al pasar el tiempo se degradan, pueden contaminar el resto de basura que puede ser reciclada y es peor cuando hay restos de comida cocinados que pueden llevar a la basura a podrirse. Entonces, llegué a la idea de crear mi propia compostera, el único problema es que vivo en un apartamento sin balcón y muy pequeño y tenía miedo de que eso me fuera a producir malos olores, suciedad, desorden, etc. Así que decidí dejar esa idea de lado y seguir separando mis residuos como lo venía haciendo.

Sin embargo, hace poco, asistí a un taller de cómo manejar tus residuos domésticos y me pareció perfecto, sobre todo porque mi problema no solamente es con los residuos orgánicos, sino también que a veces, con ciertos materiales y empaques tengo una confusión de dónde debo ponerlos o si son reciclables o no. De este taller saqué muchísima información que aclara varios mitos y verdades y es lo que quiero compartir hoy con ustedes.

Primero el compost es un proceso por el cual podemos convertir nuestros residuos orgánicos (cáscaras de frutas, cascaras de huevos, hojas, etc) en abono para las plantas lo que hace que en vez de desperdiciar podamos darle un segundo uso. Sin embargo, muchas personas (como yo) pensabamos que era solo para espacios como fincas o granjas, pero no es realmente así.


1. No necesitamos un espacio gigante para hacer una compostera

Realmente solo necesitamos 1 metro cuadrado, como si tuvieras una matera grande.

2. No genera malos olores

Esto se debe a que solamente echaremos residuos que NO estén cocinados para evitar malos olores o que se pudra y porque el proceso de compostaje no debe generar malos olores, de hecho, si esto sucede, algo está pasando con tu compostera.


3. Necesitas cuidar de ella pero no es esclavizante

Es como una planta, revisa si está bien, si huele bien, si su color es el adecuado y si todo va bien dejala ser.


¿Cómo hacer una compostera doméstica?

Para que el proceso se lleve a cabo correctamente se necesita: aire para respirar, agua para beber, nutrientes equilibrados y una temperatura adecuada para que los organismos descompongan mejor la materia.


  1. Elige el lugar apropiado Deberá estar resguardado de la lluvia y del viento fuerte y ser preferentemente sombrío.

  2. Elige el material a compostar Clasifica los residuos que vayan a ser compostados según su grado de humedad: por un lado los materiales más secos, como por ejemplo hojas secas, paja, etc y por otro los materiales húmedos, como por ejemplo restos de frutas, césped recién cortado, etc.

  3. Construye la pila o montón de residuos orgánicos Debemos apilar los materiales en capas, tratando de añadir dos partes secas por cada parte húmeda. A medida que vamos construyendo el montón, agregaremos agua para que los materiales queden humedecido por igual en todas las capas.

  4. Humedece y voltea los residuos  Debemos humedecer frecuentemente la pila para que se mantenga siempre húmeda pero no completamente mojada (el exceso de agua aplastaría la pila e impediría una correcta ventilación).-  Voltearemos los materiales periódicamente para airearlos y evitar así las condiciones anaerobias que generarían mal olor. El oxígeno es necesario para que los microbios realicen la descomposición.

Explicado con dibujos:

¿Cómo saber si el proceso va bien?


La pila o compostera no debe desprender olor a podrido. Si fuese así es porque hay demasiada humedad, por lo que tendríamos que mezclar con materia seca y voltear.


No debe oler a amoníaco. Esto indicaría que hay exceso de nitrógeno; en ese caso tendríamos que aportar más materia seca, como hojas secas, y voltear. 


Si los restos están secos y fríos la actividad microbiana no está funcionando correctamente.


Deberíamos humedecer, añadir más restos orgánicos, como restos de alimentos y voltear.

Para saber que la temperatura en el interior del material es correcta podemos insertar un termómetro para asegurarnos que estamos por encima de los 40 grados centigrados, o un cuchillo largo y si está caliente pero soportable es la temperatura ideal.


¿Qué materiales se pueden compostar?


Materiales secos:

-Pasto cortado y seco (Secarlo al sol una vez cortado) -Hojas de vegetación (Suelen ser más duras y de lenta descomposición. Recomendable triturarlas)

-Hojas secas. (Recolectar y guardarlas en cubos.) -Restos de podas. (Las ramas favorecen la ventilación. Deben ser triturados en fragmentos de 5 cm como máximo).

-Aserrín (En pocas cantidades)

-Virutas de madera. (No utilizar si proviene de madera enchapada).


Materiales húmedos

-Frutas y verduras (Usar cáscaras y restos preferiblemente picados)

-Estiércol de animales herbívoros (¿han visto que el estiércol de la vaca por ejemplo, cuando está muy seco parece pasto seco? es por esto, que funciona aquí, sin embargo, el estiércol de perros o gatos que muchas veces comen de comida humana, dañaría la composta).

-Restos de cítricos

-Hojas y bolsitas de té

-Cenizas de madera


¿Qué materiales no son recomendables para compostar?


- Carne, huesos, restos de pescado, granos (emiten malos olores y atraen plagas).

- Aceites y grasas (Se pudren generando mal olor).

- Productos lácteos (El queso, yoghurt, mayonesa, etc. Pueden aportar bacterias indeseables).

-Excrementos de animales carnívoros (Pueden contener microorganismos peligrosos para la salud).

-Malezas y plantas persistentes (Sobre todo evitar las que tienen raíces persistentes o semillas porque germinarían)

-Material inorgánico (Como vidrios, latas, metales, plásticos (no se degradan)).

-Plantas enfermas (Es peligroso añadirlas).

-Cenizas de carbón. (No se descomponen)

Si queremos obtener un compost de calidad y evitar posibles problemas o molestias asociadas a malos olores, mala textura del compost, etc, debemos prestar especial cuidado a los materiales que se pueden o no se pueden añadir.


Cuando ya esté llena, la dejamos de 3 a 4 meses cerrada para que se convierta en abono y poder usarla. Por eso, yo pienso que sería ideal hacer dos para que mientras una este en proceso de compostaje seguir arrojando nuestros residuos en la otra.


De este tamaño puede ser nuestra compostera:


Esto es todo lo que aprendí y empezaré a hacer en mi pequeño apartamento para poder compartirles mi experiencia desde la prártica. Por aquí también les dejé un post sobre las ventajas de compostar en casa.


¿Qué piensan uds? ¿lo harían? Y si ya lo están haciendo cuénteme! ¿Cómo les ha parecido?


¡Gracias por leer! Déjenme sus comentarios aquí abajo o veámonos por redes sociales para charlar más de este y muchos otros temas. Lxs espero. Instagram: https://www.instagram.com/aviondepapelstudio/ Pinterest: https://pinterest.com/aviondepapelstudio/