La huella hídrica

Siempre se nos ha dicho que el cuerpo del ser humano está compuesto 60% - 70% por agua y que podríamos dejar de comer un tiempo pero no dejar de hidratarnos, de la misma manera ocurre con el planeta, está compuesto en su mayoría por agua y no podría sobrevivir (o más bien nosotrxs somos los que no podríamos sobrevivir) sin el agua que hay en el planeta y se dice que si seguimos viviendo de la manera en que lo hacemos, para el 2050 viviremos en un mundo árido y escaso de especies tanto de flora como de fauna. Todo esto, depende de la huella ambiental e hídrica que generamos. Sin embargo, pienso yo, que es más falta de conocimiento que de cualquier otra cosa, porque las cosas que nos enseñan necesitan que las aprendamos, pero las que no nos enseñan es más importantes todavía que ni siquiera las sepamos y por eso para mi es tan importante el ejercicio de autocuestionarnos, así nos damos cuenta de qué manera estamos viviendo y qué tanto permea nuestra forma de vivir al medio ambiente del que hacemos parte.


Esto es básicamente la huella ambiental e hídrica, es la manera en que nuestros hábitos diarios impactan en el medio ambiente. 1.385 metros cúbicos es lo que tiene media piscina olímpica. Ésa es la huella hídrica anual aproximada que genera cada persona, es decir, la cantidad de agua que se necesita para que esa persona pueda alimentarse, vestirse, transportarse y tener una rutina diaria en general, no solamente la que consume en la casa y de la cual le llega una factura, esa es adicional, todas cosas que utilizamos en nuestro día a día consumen, de forma directa e indirecta, un determinado volumen de agua en su proceso de producción y consumo y esto es lo que se conoce como huella hídrica.


Y, dicho así es importante saberlo, impactante una vez que lo conocemos, pero sinceramente, no alcanzamos a entender el impacto y la importancia no solo de lo que significa la huella hídrica, sino más bien ¿Cuánta agua esta requiriendo la vida que estoy llevando hasta ahora?


Una manera de saberlo es mediante waterfootprint.org y puedes poner allí todos o la mayoría de productos que utilizas diariamente para saber qué tanta agua estas consumiendo, sin embargo, les dejo por aquí algunos ejemplos.



Y esto es solamente de algunos productos, ahora imagínense de la ropa que compramos, del transporte que utilizamos, de la manera en que lavamos en casa, etc. Y es interesante como muchas veces caemos en decir "para llevar una vida más sostenible no uses plástico" Más bien diría yo: "Para llevar una vida más sostenible cuestionate sobre tus hábitos diarios de consumo y el plástico será el menor de tus problemas."


Además de esto, existen tres tipos de "agua" categorizada por colores: que la verde, la azul y la gris. La verde es el agua que viene de la lluvia o el deshielo que se almacena en el suelo, o se incorpora al producto y está presente en productos agrícolas o en el crecimiento de plantas. La azul es la que viene de fuentes naturales, como ríos o manantiales y se incorpora en un producto. Por último, la huella gris es el agua contaminada en los procesos y que es necesaria depurar para que sea asimilada por la naturaleza.


Por todo esto, es que la huella hídrica resulta tan elevada en ciertos productos, por ejemplo, la carne, no lleva agua en su producto final, como lo podría tener el chocolate, sin embargo, en toda su producción, alimentación, etc. Lleva muchísimo gasto de agua, de hecho, una sola hamburguesa lleva consigo 2.400 litros de agua. Esto me lleva también a lo siguiente MÁS importante de todo el artículo. Si bien es cierto que la huella hídrica es altísima en diferentes productos, realmente el 70% del agua se usa para fines agropecuarios, el 20% para fines industriales y solo el 10% para fines domésticos. Lo que no quiere decir que estemos excentxs de nada, de hecho, somos lxs que mas tenemos que ver en todo esto, porque es tan sencillo como que la ganadería no existiría si no la consumiéramos, aunque también pienso que si no fuera la ganadería, simplemente buscaríamos alguna manera de explotar este recurso en otra cosa. Por eso pienso que no es simplemente dejar de hacer algo por el planeta, porque si no fuera el plástico sería otra cosa seguramente, es analizar y cuestionar de qué manera vivimos y como nuestra forma de vivir afecta positiva o negativamente al medio ambiente. Porque además la huella hídrica en la producción textil por ejemplo, es también una de las más elevadas. Para poder tener un kilo algodón se requieren cerca de 10.000 litros, puede que no consumas carne pero compras ropa de manera desmedida. No sé, tal vez es mi manera de verlo y se que cada esfuerzo vale la pena, pero creo también que cada vez debemos ir más allá porque quedarnos en los cepillos de bambú y la bolsa de tela se nos está quedando corto.


Dicen que para el 2025 un 67% de la población del planeta vivirá en una zona de estrés hídrico, esto significa que la demanda de agua dulce es más alta que la cantidad disponible o en los que el uso de esa agua dulce se ve restringido por una pérdida de calidad por la cantidad de contaminación que lleva consigo.


Entonces creo que vale la pena seguirnos cuestionando, evaluando y exigiéndonos constantemente, no crean que fue fácil para mi entender que el chocolate tiene una huella hídrica más elevada que la carne, creo que eso no es fácil para nadie y no es que haya dejado de consumirlo, si puedo ser sincera, es entender qué es lo que decido consumir y cuando lo hago o dejo de hacerlo que consecuencias tanto buenas como malas puede traer eso al medio ambiente.


¡Gracias por leer!

Déjenme sus comentarios aquí abajo o veámonos por redes sociales para charlar más de este y muchos otros temas.

Lxs espero.

Instagram: https://www.instagram.com/aviondepapelstudio/

Pinterest: https://pinterest.com/aviondepapelstudio/