Green washing: El falso marketing de lo verde

Alguna vez, hablando con una persona, me decía que lo único malo de todo el movimiento verde y ecológico era que estaba de moda y yo me quede pensando en eso, porque para mi no tenía nada de malo, de hecho, era preferible que estuviera de moda, así más personas serían conscientes del impacto ambiental que estaban generando, dejarían de producir tanta basura, etc. Pero también me empecé a dar cuenta que la moda tiene muchas veces más cosas malas que buenas, sobre todo porque la moda maneja demasiado dinero, lo que está de moda es lo que vende y lo que no está dentro de eso se va quedando atrás y con lo ecológico no es distinto.


Sé que no soy la única que se ha dado cuenta de la cantidad de personas que están vendiendo productos como: cepillos de bambú, copas menstruales, etc. De hecho, yo alguna vez pensé en venderlos porque me parecía un cambio importante y fácil de hacer. Y el problema con esto no es precisamente que se vendan cosas más ecológicas, de hecho me parece mejor que todo esto sea cada vez mas accesible para tener cada vez menos excusas de usarlos, el problema es cuando no podemos diferenciar entre algo que de verdad le hace bien al planeta o en el afán de vender más o bajo una huella ecológica termina siendo más perjudicial.


Otra persona una vez también me hizo caer en cuenta de aquellas cosas que aunque no parezcan tienen un impacto ambiental peor y parecen más ecológicas, como las bolsas de papel por ejemplo (les dejo por aquí el articulo por qué la bolsa de papel contamina más que la de plástico) y yo le decía que había conocido un emprendimiento que te llevaban la compostera a la casa y después de unos días recogían tus residuos y ellos mismos se hacían cargo de la composta y cuando estuviera lista te daban la porción de abono que te correspondía, sin embargo, me dijo: ¿no será que el recoger y llevar los residuos de todas las personas termina siendo más perjudicial por la huella de carbono que genera el transporte que simplemente no tener una compostera? No creo que ellos hayan caído en cuenta de esto, tal vez de verdad querían facilitarle la vida a las personas con la cuestión de la compostera (quiero creerlo así) pero hay empresas que si son más que conscientes y que su equipo de marketing lo sabe y cambian sus productos, su imagen y su tipo de estrategia para vender más de lo mismo diciendo que están ayudando al planeta.


De todo esto precisamente se trata el green washing, de las empresas que se han dado cuenta de que todo lo verde es lo que ahora está de moda y han organizado estrategias de marketing con mensajes y colores proambientalistas para robar la atención de los consumidores que creen que están consumiendo algo para ayudar al planeta y al medio ambiente y la empresa poder seguir vendiendo y mejorando su imagen pero sin cambiar en lo absoluto su producto, es decir, el producto sigue contaminando igual, siguen utilizando los recursos ilimitados, siguen teniendo empaques que generan basura pero al como les cambiaron la imagen juegan con el consumidor, ese que no se cuestiona, que no pregunta, que no lo duda y que simplemente compra.


No lo tomen a mal, yo también he sido víctima de miles de empresas que hacen green washing (por eso también siempre intento optar por lo local). Sin embargo, existe un decreto que intenta regular este tipo de cosas, en donde las empresas tienen que dar cuenta de la funcionalidad y el impacto de sus productos y servicios. Es el decreto 1369 de 2014 del Ministerio de Ambiente. Pero ¿es realmente efectivo?


Hace poco, una empresa inmensa de cuidado bucal empezó a vender cepillos de bambú y cremas con empaque compostable, pero me deja cierta desconfianza, no me dan ganas de comprarles, además (sé que esto es por cuestiones de higiene) siguen poniendo el cepillo de bambú con un montón de empaques plásticos, entonces la meta de generar menos basura se ve obstaculizada un poco. Alguna vez una persona me dijo que estaban vendiendo este tipo de cepillos pero que al ponerlo en su compostera después de un tiempo largo seguía intacto, y otra que trabaja trayendo importaciones de China me contaba que estaban sacando cepillos de dientes de plástico pintado de la textura de bambú. Y podría seguir con todo los que he sabido de lo que están intentando hacer con los productos en pro del medio ambiente, pero es innecesario, realmente siempre nos hemos visto enfrentadxs a cosas de este tipo, pero para mi, la conclusión siempre será la misma, cuestionemos todo. Siempre habrán personas detrás del dinero sin importar sus consecuencias y aunque intentemos exigirle a las empresas siempre encontrarán una manera de beneficiarse a ellos mismos sin pensar realmente en el consumidor, en el planeta, en la contaminación, en los derechos humanos, etc. Entonces termina siendo nuestra tarea como consumidores de cuestionarnos constantemente, de elegir una marca comprometida realmente, de buscar siempre otras opciones, y de finalmente, ser responsables, sostenibles y coherentes.


¡Gracias por leer!

Déjenme sus comentarios aquí abajo o veámonos por redes sociales para charlar más de este y muchos otros temas.

Lxs espero.

Instagram: https://www.instagram.com/aviondepapelstudio/

Pinterest: https://pinterest.com/aviondepapelstudio/