Compra ropa de manera sostenible

Actualizado: sep 8


A raíz del artículo que escribí sobre las marcas de ropa que más contaminan, varias personas me preguntaron que si conocía algunas marcas amigables con el medio ambiente y gracias a eso he decidido hacer este artículo, más allá de para resolver esa duda en específico, es para invitarlxs a que entre todxs optemos por opciones distintas, cambiemos nuestros hábitos y conozcamos otras maneras de comprar, usar y re usar.


Aunque conozco varias marcas con un propósito más amigable, no sirve de nada si no sabemos comprar y no hablo solo de ropa, hablo de comprar en general. De las cosas que más contaminan son las compras masivas y el consumismo acelerado, una de las cosas que mejor funciona en nuestra relación con el medio ambiente no es seguir comprando igual pero la opción más ecológica, sin cuestionarnos nada, sino más bien pensar qué es lo que realmente necesitamos y por qué lo estamos comprando, esto también nos ayuda a llevar una vida más consciente en todo sentido.


Estos son algunos tips que a mi en lo personal me han servido para aprender a comprar de manera más sostenible, para darme cuenta de lo poco que estuve cuestionandome todo este tiempo, tanto en el tema ambiental como en el tema social y cultural que conlleva cada prenda que compramos. La industria de la moda es una industria en general poco ética, desde su producción, hasta en la manera en que se exhibe, por lo cual, no solamente es qué tanto contamina o no una prenda, es también pensar si esta u otra marca es más ética, que normalmente, esas que todo lo tienen económico y son creadas en china no tienen ética en lo absoluto.

Más de 4.000 millones de prendas de denim salen cada año la mayoría teñidas de azul con índigo sintético fijado con un potente blanqueador que hace que resulte altamente contaminante. Este y muchos otros materiales (sin contar los provenientes de los animales) hacen que nuestras prendas sean muy contaminantes. Lo ideal es que sean telas como: algodón, bambú, lino, cañamos, cáscara de coco, banano, tejidos de plástico reciclado y otro tipo de tejidos con certificados textiles amigables con el medio ambiente.


Hace poco leí un artículo en el que salian unos tenis de adidas hechos con plástico del océano, no creo que esto sea algo que no se pudiera hacer antes, de hecho, hay muchas cosas que son más amigables con el medio ambiente que pudieron haberse hecho hace mucho tiempo y por cuestiones de ecónomia y facilidad nunca se hicieron, lo que me lleva a pensar que antes, las industrias nos manejaban y manipulaban para que compraramos lo que ellxs querían, ahora, pienso que tenemos consumidorxs que se cuestionan e invitan a otrxs a cuestionarse y por ende, ya somos nosotrxs los que manejamos las industrias y las marcas, cosa que si se sigue insentivando, podríamos llegar a cambiar muchas industrias más.

Algo que siempre le critiqué a mi papá fue que en vez de comprar algo nuevo todo intentaba arreglarlo con cinta de esa negra o gris, todo, inclusive su carro tiene varias partes llenas de cinta, y ahora me parece gracioso pensar que es una buena práctica aprender de él todo eso, no exactamente arreglarlo todo con cinta, pero si intentar arreglarlo todo antes de comprar algo nuevo. Somos de épocas diferentes y seguramente era más difícil y cosotoso conseguir cosas en su época y por eso su costumbre, pero hoy en día con todas las posibilidades que tenemos, también deberíamos aprender a arreglar, reparar y volver a usar. Yo aprendí a arreglar huecos en la ropa gracias a mi papá también, pero antes, simplemente regalaba o botaba la prenda y ahora que lo pienso me parece absurdo.

Muchas veces me incomodó la ropa de segunda mano solo por pensar que alguien más la usó pero cuando empecé a ir a un pulguero cerca a mi casa y compré algunas cosas ahí me di cuenta que la ropa la lavan, la organizan y la seleccionan antes de exhibirla, además que había ropa de hecho muy buena (tengo ropa de diseñadora que nunca hubiera comprado nueva) y muchas veces llega ropa con etiqueta, sin usar, que termina costando menos de la mitad. También muchas veces me avergonzó comprar ropa barata o usada y creo que parte del consumismo se basa en eso, mostrarle a los demás mi poder adquisitivo, pero ahora pienso que no tengo necesidad alguna de mostrar nada y si quisiera mostrar algo sería que el estilo de vida que llevo no necesita un closet lleno de ropa nueva.

Otra opción son los emprendimientos locales de ropa que al ser pequeños contaminan menos, pero además, tienden a apostar por una industria textil menos contaminante y más ética. Los emprendimientos locales, tienen para mi un no sé qué que me encanta, personalmente me siento mejor y mas agusto en un café en un pueblo pequeño que en un Starbucks en una gran ciudad, tienen este romanticismo y empeño que me fascina y por lo tanto me gusta apoyarlos como primera opción siempre. Otra cosa que puedo recomendarles es https://directoriosustentable.com donde pueden buscar emprendimientos sustentables en todo Latinoamérica.

Y creo que este es el tip más importante y es el que realmente le da cuerpo a todo este artículo y con el que comencé esta idea. No importa si nos llenamos de marcas que sean amigables con el medio ambiente, aunque terminen siendo una buena opción, nunca ayudaremos tanto como cuando cambiamos nuestro estilo de vida y nos volvemos cada vez más conscientes de lo que hacemos y por qué lo hacemos y sobre todo, dejar de hacer eso que termina siendo un hábito poco sostenible.


¡Gracias por leer! Déjenme sus comentarios aquí abajo o veámonos por redes sociales para charlar más de este y muchos otros temas. Lxs espero.

Instagram: https://www.instagram.com/aviondepapelstudio/

Pinterest: https://pinterest.com/aviondepapelstudio/