Beneficios ambientales y socio-económicos de consumir local

Actualizado: may 17

A veces nos subestimamos como consumidores y no somos conscientes del impacto que generamos cuando consumimos cualquier cosa, de cualquier material, en cualquier cantidad. Es fácil pensar: “Es solo una botella” pero existen millones de personas pensando así en este momento, y aunque existan muchas maneras de minimizar el daño de productos contaminantes y desechables - como el reciclaje - tiene un mayor impacto  positivo el reducir el consumo de este tipo de productos que reciclarlos. Primero porque no siempre sabemos reciclar de la manera adecuada, lo que hace que el producto que consumimos no sea apto para reciclaje y segundo porque igualmente se necesitan recursos para reciclar y muchas veces no se recicla ni el 10% de lo que consumimos. 


Nos subestimamos como consumidores porque no nos damos cuenta que tenemos el poder, nosotros mismos somos los que regimos el futuro de las empresas y si dejamos de consumir ciertos productos de ciertas empresas porque no estamos de acuerdo con sus procesos en la producción de sus productos no tendrán de otra que minimizar los daños que causan al medio ambiente, cambiar sus políticas de desperdicios, cambiar sus productos, sus empaques, etc.


Ya siendo conscientes del poder que tenemos en nuestras manos, lo primero que debemos hacer es empezar a cuestionar nuestros propios hábitos. Empezar a cuidar del medio ambiente no tiene por que ser una pesadilla, es algo que debe hacerse con gratitud y amor, por esto mismo, pensar en cómo podemos cambiar nuestros hábitos debe hacerse de una forma sincera y desde nuestro interior: Qué estoy dispuestx a cambiar, qué me costaría más, por qué quiero cambiarlo, con qué no estoy de acuerdo, etc. 


Una de las cosas que me cuestioné personalmente es: Dónde estoy haciendo mis compras, más específicamente, por qué estoy comprando ahí, y descubrí que lo hacía porque ahí compraban mis padres, porque me quedaba cerca, porque lo encontraba todo, etc. Sin embargo, al analizar el proceso de los productos que se vendían ahí no siempre era el más adecuado, tanto para mi salud como para el medio ambiente. Entonces, empecé a optar por comprar en un mercado local de mi ciudad y lo que pensaba que sería una simple compra de la semana, terminó convirtiéndose en toda una experiencia.


Llegar a un lugar donde cada persona tiene su propio stand, que normalmente el/la que cultiva y cosecha las verduras es el/la mismx que las vende y puede hablarte de su proceso, de los productos que usa, de cuanto le gusta sembrar y de como agradece tu compra es una experiencia que va más allá de la simple compra. Es una oportunidad de conocer, de entender y de creer que hay mejores alternativas de las que nos han vendido, que muy seguramente no conocemos todos los productos o que siempre hemos comprado cosas que afectan nuestra salud y al medio ambiente.


Después de enamorarme de este tipo de actividades cotidianas que enriquecen la vida misma, que le dan sentido a las cosas rutinarias, también quise cuestionarme sobre los beneficios de consumir local para el medio ambiente. Muchas veces lo había pensado y escuchado, y para mi era obvio, pero también he aprendido que muchas cosas no son tan obvias la mayoría de las veces, así llegué a estas conclusiones de los beneficios de consumir local tanto para el medio ambiente como para la economía de mi ciudad y la mía.


Normalmente no vienen empacados:


No importa si es bolsa de papel, de plástico o si es biodegradable, etc. Yo siempre he creído que menos es mejor y como dijimos al principio, consumir menos es más beneficioso que reciclar, entonces, sé que puedo ir y coger los bananos con manchas, torcidos, grandes, pequeños, REALES, y ponerlos tal cual, así, con su empaque natural, dentro de mi bolsa de tela.


Reducen la emisión de gases:


Al ser locales, no necesitan venir de otro país, de otra ciudad, o de otro continente, no necesitan días para llegar a un punto, por lo tanto, su transporte emite mucho menos gases de efecto invernadero causados por carros y camiones que normalmente transportan los alimentos a los supermercados.


Respetan los derechos de los trabajadores:


Esto no es seguro. Es decir, depende mucho de la persona, pero normalmente, sé que es así. Los productos vienen de una finca de una persona que los cultiva y los cosecha y tiene algunos trabajadores ayudándolo en este proceso. Trabajadores que sabe sus nombres, conoce a sus familias, sabe dónde vive y se interesa por su vida. A diferencia de las grandes empresas en donde un trabajador es un número más que debe cumplir con unas metas sin importar las condiciones. No estamos pidiendo que el presidente de la empresa se sepa la vida de todos, son condiciones justas de trabajo digno que muchas multinacionales no respetan.


Ayuda a la economia local:


Al comprar los productos que las mismas personas de tu localidad producen no solo estás ayudando a que esa persona crezca, sino también a que tu ciudad también pueda crecer y que la economía local se desarrolle y se fortalezca.


Se fortalece la comunidad:


No solamente crea una economía fortalecida, sino también una comunidad fortalecida, que comparte muchas cosas, que tiene intereses en común, que habla de temas relacionados con lo orgánico, lo natural y el medio ambiente, y sobre todo que vive en la misma localidad, lo que hace que esa comunidad pueda desarrollar en un futuro alianzas para crear movimientos y proyectos en pro de esas mismas cosas en las que creen.


¡Gracias por leer!

Déjenme sus comentarios aquí abajo o veámonos por redes sociales para charlar más de este y muchos otros temas.

Lxs espero.

Instagram: https://www.instagram.com/aviondepapelstudio/

Pinterest: https://pinterest.com/aviondepapelstudio/


142 vistas